domingo, 31 de octubre de 2010

5. Disney, Toriyama y Hanna-Barbera

El otro día abrí una carpeta de hace cerca de veinte años. Estaba repleta de cientos de dibujos mios a través de los cuales pude recordar muchas historias que me llevaron a un estado de nostalgia muy profundo. Bueno total, que dejo ya las cursilerías. Vayamos al tema.

Esta será la primera de las cinco entradas que dedicaré a los creadores, dibujantes o animadores que más me influyeron en esa preciosa etapa de preescolar en la que comenzaba a desarrollar mi pasión por la ilustración. Los ordenaré desde el puesto 5º, el cual será compartido por cuatro cracks mundiales de la animación, hasta el primero, que será el que considero el as de ases en la animación española y el que más influyó en mi por entonces inocente mente creadora.

Este quinto puesto es una mención especial que he querido hacer a algunos de los más grandes de la historia en este tema, cuyos personajes pude ver entre los viejos a4:

>Walt Disney:
¿Qué se puede decir del más reconocido maestro de la animación mundial? Pues que no solo me influyó a mi, si no a las cinco o seis generaciones que hemos vivido en  los siglos XX o XXI.


>Akira Toriyama: Este japonés tocó el cielo con la serie Bola de Dragón, la cual se hizo mundialmente popular y aún le reporta millonarios beneficios. Son Goku pasó a formar parte de la memoria colectiva de varias generaciones.


>Hanna-Barbera: Estos dos dibujantes unieron sus fuerzas y crearon uno de los más grandes imperios en el sector de la animación, lanzando a la fama a Los Picapiedras, el Oso Yogi, Don Gato, Scooby-Doo y muchísimos personajes más. Ganaron siete premios Oscars y sus series fueron traducidas a más de veinte idiomas.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Albert Barillé

Erase una vez... el cuerpo humano

Antoni D'Ocon

Los Fruittis, Locos por el basket, Delfy y sus amigos

Claudio Biern Boyd y su BRB

Dartacán y los tres Mosqueperros, Willy Fog, David el Gnomo, Las Mil y una Américas,

Cruz Delgado

Los Trotamúsicos y Don Quijote de la Mancha